El agua subterránea será cada vez más vital

El cambio climático afectará la cantidad y calidad de un recurso vital para la humanidad, el agua subterránea, y es necesario no sólo investigar más esta fuente sino establecer reglas claras para su uso.

Éste es el mensaje central que expertos de la Universidad Estatal de San Francisco y de la UNESCO presentaron ante el Foro Mundial del Agua, que se celebra esta semana en Francia.

"Está previsto que la variabilidad climática cause mayores variaciones en precipitaciones. Las fuentes de agua superficial como reservas y lagos pueden sufrir mayor estrés hídrico en el futuro por lo que la demanda por fuentes subterráneas aumentará", dijo a BBC Mundo desde el foro Jason Gurdak, profesor de hidrogeología de la Universidad Estatal de San Francisco.

"Es probable que esto suceda especialmente en regiones con rápido crecimiento de población y mayores exigencias de seguridad alimentaria".

"El agua subterránea representa la mayor reserva a nivel mundial de agua potable para el futuro. Es una reserva estratégica para luchar contra los impactos del cambio climático y los problemas de sequía y contaminación del agua superficial", señaló por su parte a BBC Mundo Jose Luis Martín Bordes, coordinador de proyectos en el Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO.

"Estamos hablando de un recurso hidrico subterráneo que es invisible y eso crea muchos problemas. En el caso de cuencas hídricas fluviales los sistemas son superficiales y visibles, el agua subterránea en cambio es el agua que está contenida en la roca".

Acuíferos no renovables

El agua subterránea es una fuente clave para el consumo humano y la irrigación de cultivos.

"En Estados Unidos, por ejemplo, cerca de la mitad del agua para consumo humano proviene de fuentes subterráneas. Algunas estimaciones señalan que a nivel mundial cerca del 43% del agua usada para irrigar cultivos tiene el mismo origen. Para algunas comunidades, es la única fuente de agua", dijo Gurdak.

El agua subterránea se ha utilizado como fuente desde tiempos ancestrales, por ejemplo, en pozos para consumo humano o agricultura.

"Hay dos tipos de acuíferos. Algunos se recargan naturalmente por la infiltración del agua de lluvia en la roca, pero hay otros no renovables, muy profundos a cientos de metros donde hay estratos impermeables", explicó Martín Bordes.

"El problema de los acuíferos que no se recargan, que contienen agua fósil de miles de años de antigüedad, es que son un recurso finito. La pregunta es qué sucede entonces si continúan explotándose sin saber el impacto de estas actividades", agregó el experto de la UNESCO.

Sistemas complejos

De acuerdo a Gurdak y Martín Bordes, estamos comenzando a comprender el impacto de la variablidad climática y el cambio climático en las fuentes de agua subterránea, pero aún hay muchos interrogantes.

Las interacciones entre clima y agua subterránea son muy complejas. "Es muy difícil generalizar, en muchas regiones el cambio climático reducirá las precipitaciones y la recarga de los acuíferos. En otras, sin embargo, los cambios en las precipitaciones podrían llevar a un aumento en los niveles del agua subterránea"

Cada vez hay más pruebas además de que "el cambio climático puede afectar la calidad del agua". Uno de los casos estudiados por Gurdak y sus colegas es del Huracán Francis en 2004 y su impacto en las fuentes superficiales de agua de la isla North Andros en Bahamas. "Las islas están a un nivel bajo de elevación y el sistema abierto de distribución de agua local permitió que el agua de mar fluyera hacia el interior del acuífero y rápidamente disminuyera la calidad del recurso".

Otro de los acuíferos analizados en el libro se encuentra en Argentina, según explicó desde Francia la científica encargada de este estudio en particular, Ofelia Tujchneider, de la Universidad del Litoral.

"Se evaluaron los posibles efectos del cambio climático sobre los recursos de aguas subterráneas en el acuífero del centro de la provincia de Santa Fe", dijo Tujchneider a BBC Mundo.

"Mediante la utilización de los resultados de los modelos climáticos y la conceptualización del sistema acuífero en estudio, realizada por el Grupo de Investigaciones Geohidrológicas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional de El Litoral, se plantearon escenarios con proyección a la década 2081-2090".

"Mediante la aplicación de modelación matemática se pudo estimar la disminución de la recarga local, el descenso de lo niveles de agua y el cambio en el régimen hidráulico del sistema. Con referencia a estos resultados se plantearon recomendaciones sobre la gestión del acuífero, medidas estructurales y no estructurales y la posibilidad de uso conjunto de agua superficial y subterránea para abastecer las necesidades del área a futuro".

Innovaciones y gobernancia

La necesidad de investigar con mayor profundidad el impacto del cambio climático en las fuentes de agua llevó a la creación en 2004 de una red global de científicos denominada GRAPHIC, Groundwater Resources Under the Pressures of Humanity and Climate Change.

Gurdak y Martín Bordes son expertos de la red y autores principales de un libro que incluye 20 casos de estudio en distintas regiones y al que contribuyeron más de 60 científicos a nivel global (El titulo del trabajo es "Climate Change Effects on Groundwater Resources: A global synthesis of findings and recommendations", "Los efectos del cambio climático sobre recursos hídricos: una sintesis global de hallazgos y recomendaciones").

Los expertos también destacan innovaciones tecnológicas que ya se están aplicando para mejorar la gestión del agua subterránea.

"La recarga artificial, por ejemplo, es una tecnología para inyectar el agua de lluvia durante períodos de sequía en que los acuíferos no se recargan. Y algo muy interesante sería la reutilización de aguas residuales tratadas, de forma que una vez que se ha conseguido una calidad aceptable se puedan reinyectar en el subsuelo. Esto en California se utiliza muchísimo", señaló a BBC Mundo el científico de la UNESCO.

El organismo de la ONU cuenta con una red de cátedras de agua en universidades latinoamericanas y está impulsando la formación de especialistas en recursos hídricos en la región.

Para Martín Bordes, el mensaje central es que se necesita "gobernancia, a nivel local, nacional y regional" en materia de agua subterránea.

"Necesitamos más estudios científicos, pero también instituciones y herramientas que funcionen para que los políticos y tomadores de decisión puedan fundamentar sus decisiones al gestionar estos recursos".