París aprueba plan para adaptarse a un calentamiento de 2 a 3 grados

La subida del nivel del mar en un metro afectaría a "miles de viviendas y empresas" en la región de Languedoc Roussillon (sur) y se perderían carreteras nacionales de un valor estimado en 2.000 millones de euros. Además, en las zonas con escasez de agua el déficit será a partir de 2050 de 2.000 millones de metros cúbicos. 

París.- El gobierno francés presentó hoy un plan de cinco años para adaptar el país al calentamiento climático, que debería ser de entre 2 y 3 grados en el horizonte de 2100, con más de 230 medidas de ahorro de recursos naturales, cambios en las infraestructuras o en los dispositivos sanitarios. 

"Francia es la primera en hacer un plan de adaptación al cambio climático", destacó en la presentación a la prensa la ministra de Ecología, Nathalie Kosciusko-Morizet, que dio cuenta de los dos elementos básicos del proyecto: reducir las emisiones causantes del calentamiento y prevenir los riesgos humanos, medioambientales, materiales y financieros, informó Efe. 

El conjunto de las medidas previstas para el periodo 2011-2015 tendrá un coste directo de 171 millones de euros, a los que se añaden 391 millones en las llamadas "inversiones de futuro" en el terreno de la biodiversidad, la sanidad o la agricultura, y los 500 millones del plan contra la sequía. 

Entre las principales medidas está la de ahorrar un 20% de agua en el horizonte de 2020 con la recuperación de las aguas de lluvia, la detección y reducción de las fugas en las conducciones, la reutilización de las aguas usadas o una optimización de los sistemas de refrigeración de las centrales nucleares. 

En el terreno sanitario, se va a desarrollar la vigilancia de los pólenes y de ciertos insectos vectores del aumento de las alergias y de otras enfermedades, y se creará un grupo de alerta. 

La política de ordenación del territorio tendrá en cuenta para la realización o la reforma de infraestructuras la subida del nivel del mar con el riesgo de inundación de superficies costeras, el deterioro de las carreteras por fenómenos meteorológicos extremos o la deformación de los raíles por el calor. 

Para prevenir los incendios forestales, se diversificarán las especies de árboles y se privilegiarán las especies resistentes. 

Según un estudio del Ministerio de Ecología, el impacto acumulado del calentamiento climático en Francia tendrá un coste de "varios miles de millones de euros anuales" debido en primer lugar a pérdidas en el sector agrario por la sequía, que anularán las ganancias de productividad (las pérdidas podrían llegar al 20% en el maíz en 2011). 

La subida del nivel del mar en un metro afectaría a "miles de viviendas y empresas" en la región de Languedoc Roussillon (sur) y se perderían carreteras nacionales de un valor estimado en 2.000 millones de euros. Además, en las zonas con escasez de agua el déficit será a partir de 2050 de 2.000 millones de metros cúbicos. 

"Si no nos preparamos, los costos y los daños serán muy superiores", advirtió Kosciusko-Morizet, quien opinó que el plan combina "acciones de anticipación concretas y medidas de vigilancia y de conocimiento del medio ambiente". 

La víspera de la presentación del plan, el Ejecutivo francés organizó en Brest (noroeste) una reunión del Grupo de Expertos Intergubernamentales sobre el Cambio Climático (IPCC) que señalaron que en Francia de aquí a finales de siglo un calentamiento de al menos dos grados centígrados es ya inevitable.