La relación entre cambio climático y climatología extrema, a debate en EEUU

Más de 1.700 científicos de 84 países se darán cita entre los días 24 y 28 de octubre en la ciudad estadounidense de Denver para analizar la relación existente entre el cambio climático y los eventos de climatología extrema.

El objetivo es establecer de manera científica pautas que permitan prever y mejorar la respuesta ante eventos extremos como las olas de calor, las sequías o las inundaciones, y evaluar el impacto que tienen en la población y el ecosistema del planeta.

Así lo explicó hoy en rueda de prensa el director del Programa de Investigación del Clima Mundial (WCRP por su siglas en inglés), Ghassem Asrar, quien afirmó que el tema principal de la conferencia será "cómo poner la ciencia climática al servicio de la sociedad".

"Estamos comprometidos con facilitar el mejor conocimiento científico a nuestra disposición para crear unos cimientos sólidos en favor del desarrollo sostenible", dijo el responsable del WCRP, órgano que depende de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Asrar indicó que la conferencia servirá para "facilitar el entendimiento del sistema climatológico de la tierra y de cómo interactúan sus componentes, como los océanos, los continentes, las regiones polares y la vida, ayudándonos de esta manera a mejorar nuestra capacidad para predecir su futura evolución".

"Reduciremos de esta manera nuestra vulnerabilidad ante la variabilidad del clima y del cambio climático", argumentó.

Asrar señaló que hay un gran margen de mejora, razón por la cual otro de los asuntos estrella de la conferencia serán los proyectos de previsión meteorológica y su capacidad para anticipar el tiempo "con meses, estaciones e incluso décadas de antelación".

"Se trata de mejorar nuestro entendimiento, la predicción y la capacidad de hacer frente a variaciones climáticas naturales o a los cambios por la influencia humana, en periodos de meses, pero también de siglos, y desde lo regional y local, hasta lo global", dijo.

Las conclusiones de la conferencia se presentarán ante el Grupo Intergubernamental contra el Cambio Climático (IPCC), que en 2007 ya señaló que la magnitud, la frecuencia y la duración de recientes eventos extremos podían estar relacionados con la actividad humana.

En este contexto, se analizará cuál ha sido esa influencia en desastres recientes, como las inundaciones en Australia y Sri Lanka a principios de año, las más recientes de Pakistán, el sudeste asiático y Centroamérica, o las sequías que están castigando desde hace meses al cuerno de África y al sur de Estados Unidos.

La conferencia abordará también el desarrollo de un mecanismo de detección en tiempo real, que permita avisar sobre la activación, duración e impacto de eventos extremos con información fiable sobre los factores concretos que están contribuyendo a que ocurran.
Esta investigación ya está en marcha en el marco de la iniciativa internacional

 Atribución de Eventos Relacionados con el Clima (ACE), que ya está estudiando las razones detrás de las inundaciones en el Reino Unido en 2003 y la ola de calor en Europa en 2003.