Nace una tecnología que permite desarrollar gasolina menos contaminante

La firma Tyren Corporation permite a las refinerías producir una gasolina mejorada procedente del dióxido de carbono capturado 

24/03/2011

Barcelona (Redacción).- Misión cumplida en Mónaco para la compañía estadounidense TYREN Corporation, cuya asociada española tiene sede en Barcelona. Su producto revolucionario, el T-MAX, ha sido uno de los más destacados protagonistas del certamen dedicado a las energías limpias que tuvo lugar en Mónaco los pasados 3 y 4 de marzo, según ha informado la compañía.

TYREN Corporation, la compañía afincada en Texas (EEUU) que fue invitada a la prestigiosa conferencia Clean Equity Monaco 2011, ha desarrollado a través de su TYREN Research Labs una innovadora tecnología que permite a las refinerías producir una gasolina mejorada procedente del dióxido de carbono (CO2) capturado.

El CO2 capturado en las fábricas de cemento, refinerías, plantas eléctricas y químicas, etcétera, viene transformado en un producto llamado T-MAX. Este producto se utiliza en lugar de los aditivos derivados de los combustibles fósiles para enriquecer las gasolinas producidas por las refinerías.

El resultado final es que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) procedentes de las refinerías se reducen (pero necesitan todavía que ser capturadas) y que la gasolina es más eficiente y menos corrosiva, así que los coches emitirán menos CO2.

Otro aspecto muy importante a subrayar es que gracias al T-MAX se puede obtener una cantidad significativamente mayor de gasolina por cada litro de petróleo.

Transformar el CO2 en T-MAX significa también que ya no existe la necesidad de enterrar el CO2, una práctica peligrosa debido a que el CO2 que se almacena bajo tierra puede salir a la superficie y librar una gran cantidad de CO2 a la atmósfera con relativos daños a los seres humanos.

Además, transformar el CO2 en T-MAX permite un mayor ahorro en la implementación del Protocolo de Kyoto. Es una manera sostenible y socialmente responsable de acercarse a un planeta más limpio.

Hasta que las fuentes de energías alternativas lleguen a estar disponibles en el mercado de masas, T-MAX representa un método viable para mejorar el uso del petróleo y de paso reducir la contaminación por CO2.