Las emisiones a la atmósfera no entienden de crisis

Un estudio del AIE considera una "utopía" evitar que la temperatura del planeta no aumente en los próximos años

La crisis económica no ha detenido el aumento de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y de hecho durante 2010 alcanzaron niveles récord. Es lo que se desprende del último informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que estima que ese incremento es de 1,6 gigatoneladas de CO2 con respecto a 2009.

El diario británico The Guardian, que ha tenido acceso al documento, cita al economista jefe de la AIE, Fatih Birol, diciendo que el objetivo para impedir que la temperatura del planeta aumente en dos grados cebtígrados los próximos años se ha convertido ya en una "bonita utopía". "Estoy muy preocupado. Es la pero noticia sobre emisiones que podíamos tener", dijo Birol al periódico 

Según la información publicada, el año pasado se emitieron a la atmósfera 30,6 gigatoneladas (Gt) de dióxido de carbono, especialmente por los combustibles fósiles, un aumento de 1,6 Gt frente a 2009.

El prestigioso profesor Lord Stern, de la London School of Economics, considera que de continuar esta tendencia hay un 50% de un aumento en las temperaturas promedio del mundo de más de 4 centígrados para 2100. 

"Un calentamiento así puede interrumpir la vida y los medios de vida de cientos de millones de personas en todo el planeta, llevando a una migración masiva y al conflicto", dijo.

Birol cree, no obstante, que se puede evitar un desastre si los gobiernos prestan atención a este calentamiento: "Si tenemos medidas valientes, decisivas y urgentes muy pronto, aún tenemos una oportunidad de tener éxito". 

La AIE calcula que si el mundo quiere evitar los peores efectos del calentamiento global las emisiones anuales de gases no deberían ser de más de 32 Gt para 2020.