El calentamiento global está confirmado 

La supuesta parcialidad de científicos no afectó sus conclusiones, dice un nuevo estudio 

23/11/2011
Londres - La superficie del planeta realmente se está calentando, concluyó un estudio independiente en Estados Unidos.

La investigación, denominada Proyecto Berkeley, fue comisionada luego del escándalo conocido como “Climategate” en 2009, cuando se publicaron en internet correos electrónicos de científicos de la Universidad de East Anglia, en Inglaterra.

Los correos fueron utilizados por sectores críticos para afirmar que las advertencias sobre el calentamiento global eran exageradas.

El Proyecto Berkeley, que utiliza nuevos métodos y nuevos datos, encontró el mismo patrón de aumento de temperaturas divulgado en el pasado por la NASA y la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

Es significativo que la nueva investigación recibió fondos de fuentes que respaldan organizaciones escépticas del cambio climático.

“Datos compartidos”
Los investigadores también hallaron evidencias de que el cambio de temperaturas en el Atlántico Norte podría ser una de las causas de fluctuaciones anuales en la temperatura promedio del planeta.

El proyecto fue creado por Richard Muller, profesor de física de la Universidad de California. Muller estaba preocupado por las acusaciones de que expertos climáticos reconocidos no habían sido transparentes con sus datos.

El experto de la Universidad de California reunió un equipo de diez científicos, en su mayoría físicos, incluyendo luminarias como Saul Perlmutter, quien ganó este año el Premio Nobel de Física por probar la aceleración de la expansión del universo.
El proyecto fue financiado, entre otras fuentes, por fundaciones mantenidas por los hermanos Koch.

Estos industrialistas millonarios de Estados Unidos hicieron en el pasado donaciones importantes a organizaciones que cuestionan intensamente que el calentamiento global sea producto de la acción humana.

“Me preocupó mucho la posibilidad de que científicos hubieran ocultado datos discordantes”, dijo Muller a la BBC.

“La ciencia requiere que los datos sean compartidos y analizados abiertamente”.

Islas de calor urbano
El grupo de Berkeley también examinó afirmaciones de blogueros escépticos, según los cuales los registros de estaciones meteorológicas no mostraban un patrón de calentamiento global.

Los blogueros señalan que esas estaciones se encuentran cerca de ciudades en crecimiento y que las mediciones estarían afectadas por el llamado “efecto de islas de calor urbano”. Este fenómeno se refiere a las temperaturas relativamente más elevadas en ciudades, debido a que el asfalto, hormigón y otros materiales absorben calor.

Los científicos del grupo Berkeley encontraron cerca de 40,000 estaciones meteorológicas alrededor del mundo cuyos registros habían sido almacenados digitalmente y crearon un nuevo método para analizar estos datos y determinar los cambios en la temperatura global desde 1800.

Lo que obtuvieron como resultado fue una gráfica extremadamente similar a la que habían publicado los tres grupos más importantes de investigación, cuyo trabajo había sido calificado de no confiable luego del escándalo de Climategate.

Dos de esos registros son mantenidos por organizaciones en Estados Unidos, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) y la NASA, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio.

El tercer registro es una colaboración de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, Met Office, y la Unidad de Estudios Climáticos del la Universidad de East Anglia.

“Lo que más nos sorprendió fue que los nuevos datos concordaran tanto con los valores publicados previamente por otros grupos en Estados Unidos y el Reino Unido”, dijo Muller.

“Ello confirma que los estudios anteriores fueron realizados cuidadosamente y que la supuesta parcialidad de los científicos apuntada por los escépticos no afectó seriamente sus conclusiones”.

Desde la década de 1950, la temperatura promedio en tierra (no oceánica) ha aumentado un grado centígrado, según los investigadores del grupo Berkeley.

También señalaron que si bien el “efecto de islas de calor” de los centros urbanos es real y comprobado, no afecta los datos registrados por la mayoría de las estaciones meteorológicas alrededor del mundo.

Los científicos agregaron que en Estados Unidos, estaciones de medición consideradas de alta calidad por la NOAA mostraron la misma tendencia.