Récord de emisiones de CO2

24/112011
MADRID- Ginebra alerta: «La cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó un nuevo máximo en 2010». Así de contundente se muestra la Organización Meteorológica Mundial, que recaba todos los datos e insiste en que también se ha registrado una aceleración en el incremento de estos gases. El estudio revela que entre 1990 y 2010 se ha producido un incremento del 29 por ciento en el calentamiento de la Tierra provocado por los gases de efecto invernadero. El dióxido de carbono (CO2) se mantiene como el más dañino. A pesar de los esfuerzos impulsados por Kioto para reducir su emisión, constituye el 80 por ciento, aunque el metano y el óxido de nitrógeno también han incrementado su presencia en la atmósfera. Desde 1750, las concentraciones de los tres elementos han aumentado un 39 por ciento (dióxido de carbono), un 158 por ciento (metano) y un 20 por ciento (óxido de nitrógeno). «La carga atmosférica de gases de efecto invernadero provocados por las actividades humanas ha alcanzado un nivel récord desde la época preindustrial», aseguró el secretario general de la OMM, organismo dependiente de la ONU, Michel Jarraud. 

Los datos que revela Naciones Unidas no sorprenden a Teresa Ribera, secretaria de Estado de Cambio Climático. «Aunque es un dato tremendo, ya lo sospechábamos, porque desde hace tres años estamos intentado alertar sobre esta situación», explica. El tope de emisiones que impuso el protocolo de Kioto en 2008 está lejos de cumplirse. «Si lográsemos detener hoy mismo las emisiones de gases de efecto invernadero –y este caso dista mucho de la realidad–, permanecerían en la atmósfera durante décadas y continuarían afectando al delicado equilibrio de nuestro clima», añadió Jarraud. Ribera comparte su opinión: «Es preocupante porque a pesar de los avances que se han producido, todavía nos queda mucho por hacer; no se ven resultados». Se refiere a las restricciones de emisiones que se ha impuesto China, a las diversas medidas que ha adoptado en bloque la UE y a la lucha contra la deforestación que ha comenzado Dilma Rousseff, presidenta de Brasil. Pero el calentamiento global se mantiene en 3,5 grados, a pesar de los avances de la cumbre de Cancún. La de Durban (Suráfrica), que comienza la próxima semana, es el próximo reto.