El octubre más cálido desde 1880

21/11/2015 
La temperatura media combinada de la superficie terrestre y oceánica del planeta en el pasado octubre fue 0,98ºC superior a la media del siglo XX, lo que supone el mayor aumento térmico en los últimos 1.630 meses, desde que la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) comenzara a tomar datos en enero de 1880.

El informe de la NOAA indica que, además, se batió por sexto mes consecutivo el récord de temperatura respecto a la media histórica mensual del semestre comprendido entre mayo y octubre. La temperatura del mes pasado supone que el planeta se calienta a un ritmo de 0,06ºC más por década.

En cuanto a la temperatura global promedio de la superficie de la tierra, fue 1,33ºC superior a la media del siglo XX, la mayor desviación positiva de octubre desde que hay datos, lo que supera en 0,17ºC el anterior récord, que databa desde 2011.

Grandes regiones de la superficie terrestre resultaron ser mucho más cálidas de lo normal, con récords en toda la mitad sur de Australia, parte de Asia meridional y suroriental, grandes áreas de África central y meridional, la mayor parte de América Central y del norte de América del Sur, y zonas del oeste de América del Norte.

Oceanía y África vivieron el octubre más cálido jamás registrado, mientras que, por el contrario, Argentina, parte del noreste de Canadá, zonas dispersas del oeste y el centro de Japón y el centro de Rusia fueron más fríos o mucho más fríos de lo habitual.

Por ejemplo, la temperatura media de Australia en octubre fue la más alta de los últimos 106 años, al superar en 2,75ºC el récord de septiembre de 2013. El mes pasado también resultó ser más cálido de lo normal en la mayor parte de Nueva Zelanda, Noruega tuvo 1,2ºC más de lo habitual entre 1961 y 1990, y la capital de las Islas Feroe (Tórshavn) pasó su octubre más caluroso desde 1920.

El fenómeno de 'El Niño'
Debido a la influencia del fenómeno de 'El Niño', la temperatura de la superficie marina mundial fue 0,85ºC superior a la media de octubre del siglo XX, situada en 15,9ºC, lo que supone un nuevo récord mensual desde 1880 y 0,15ºC más que la anterior plusmarca, de 2014. 

Además, los mares tuvieron en octubre la anomalía térmica más caliente de los últimos 136 años, con 0,04ºC más que el anterior récord mensual, de septiembre de este año.
Las temperaturas de la superficie oceánica estuvieron muy por encima de la media en el centro y el oeste del Pacífico ecuatorial, donde suele generarse 'El Niño'. Pero otras zonas también batieron récords marinos, como todo el océano Índico (donde el dipolo ha sido positivo durante todo el año), el centro del Atlántico y gran parte de los mares árticos. Por el contrario, los océanos estuvieron más fríos de lo normal en un tramo del Atlántico al sur de Groenlandia y otro al sureste de América del Sur.

De enero a octubre
Por otro lado, el periodo entre enero y octubre de este año fue el más cálido registrado nunca en el planeta, con 0,86ºC más del promedio del siglo pasado y 0,12ºC más que en esos 10 primeros meses de 2014. Ocho de ellos (febrero, marzo, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre) batieron récords mensuales, enero fue el segundo enero más caluroso y abril, el tercero.

La temperatura media mundial de la superficie del mar entre enero y octubre fue la más alta desde 1880 y rebasó en 0,71ºC la media del siglo XX (0,08ºC más que en ese periodo de 2014, el anterior récord), al igual que la de la tierra, con 1,28ºC más en relación a la pasada centuria (0,17ºC más que en 2014).

La mayor parte de las zonas terrestres del planeta han sido más cálidas de lo normal en lo que va de año, especialmente América del Sur, América Central, el oeste de América del Norte, África, la mayor parte de Europa y Asia y gran parte de Australia. 

Algo similar ocurre con las temperaturas oceánicas, que han sido superiores a lo habitual en la mayor parte del norte, este y centro del Pacífico ecuatorial, todo el Índico, gran parte del Atlántico y las aguas del Ártico que rodean el norte de Europa. 

Por el contrario, las temperaturas fueron más frescas de lo normal en una gran región del Atlántico al sur de Groenlandia y en zonas del noreste de Canadá y el extremo sur de América del Sur.