La ONU pide objetivos más ambiciosos para la Cumbre del Clima de París



21/11/2015 

Christiana Figueres, secretaria de cambio climático de la ONU, durante la presentación del informe en Bonn. EFE 

La respuesta de la ONU a los gobiernos que se reunirán a partir del próximo día 30 en París para cerrar el acuerdo sobre Cambio Climático que sustituya al Protocolo de Kioto no deja lugar a dudas: Hay margen para ser más ambiciosos.

Esa es la conclusión del documento "Acción Climática Ahora: Informe para los responsables de políticas" elaborado a petición de los países parte de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, y presentado este miércoles en Bonn por su secretaria ejecutiva, la costarricense, Christiana Figueres.

El informe recopila las buenas prácticas en las políticas climáticas que se están aplicando en el mundo en áreas como energías renovables o transportes y, al mismo tiempo, revela oportunidades para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de forma inmediata y encaminadas a limitar el aumento medio de la temperatura mundial por debajo de losdos grados centígrados.

En palabras de Figueres, el informe "proporciona planes de acción y herramientas para catalizar la acción de manera inmediata, hacerlo de manera rentable y llevar el acuerdo de París a un nivel superior de ambición a largo plazo".

168 planes nacionales 
La ONU ha registrado hasta el momento 168 Planes de Acción Nacional contra el cambio climático, correspondientes a otros tantos compromisos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero. Estos anuncios, de implementarse, permitirán una "enorme reducción" de las emisiones mundiales previstas para el 2100 si no se hiciera nada. Concretamente, una acción inmediata global permitiría reducir las emisiones entre 10 y 19 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente en el 2010.

"Mantenerse por debajo de los dos grados es muy posible si los planes anunciados se cumplen, pero deberíamos intentar detener la subida de las temperaturas en los 1,5 grados, el máximo que algunos países creen que pueden tolerar. Hay que ser más ambiciosos", dijo Figueres.
El informe identifica las cuatro áreas que impiden llevar la acción climática a una mayor escala, entre ellas el precio del carbono y los subsidios ineficientes.

La ONU considera que poner un precio adecuado al carbono impulsaría las inversiones y el uso de tecnologías y combustibles bajos en emisiones de carbono. Unas 40 jurisdicciones nacionales y más de 20 subnacionales han puesto o prevén poner precio a esas emisiones, tendencia que Figueres ve con buenos ojos.

Respecto a los subsidios, el informe revela que en 2013 se destinaron casi 550.000 millones de dólares a ayudas directas a combustibles fósiles, dificultándose así las inversiones en combustibles bajos en emisiones de carbono y energías limpias.

Los países del G-20 y el Foro de Cooperación Económica Asia y Pacífico han prometido reducir estos subsidios, y otras naciones en desarrollo como Angola, Egipto, Indonesia y Marruecos están aprovechando los bajos precios del petróleo para reducir los subsidios a los combustibles fósiles.

Otro obstáculo a eliminar en una estrategia de futuro más ambiciosa es la dificultad de los países en desarrollo en acceder a las tecnologías y a la financiación inicial de los costes en fuentes de energía menos contaminantes. Dicho de otro modo, para "limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados" será necesario una inversión adicional de aproximadamente un billón de dólares anuales hasta el 2015.

La Cumbre del Clima de París se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre en París "tal y como está planificada" y pese a la ola de ataques que vive la capital francesa Figueres espera una alta participación de líderes mundiales, a los que espera arrancar un acuerdo robusto para atajar el cambio climático.