Un 'pavimento verde' que genera electricidad será probado en Londres 2012


Un ingeniero de Londres creó bloques para las aceras que transforman la energía que se produce al caminar en electricidad


(CNN) — Los bloques de pavimento que convierten la energía de los pasos de la gente en electricidad están listos para ayudar a generar energía en el centro comercial urbano más grande de Europa, en el sitio donde se realizarán los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Los bloques PaveGen, fabricados con plástico reciclado, recolectan la energía cinética del impacto de los pasos de la gente y suministra de pequeñas descargas de electricidad a los aparatos eléctricos cercanos. También almacenan energía hasta por tres días en una batería integrada, de acuerdo con su creador.
En su primera aplicación comercial, 20 losas serán instaladas a lo largo del cruce central entre el estadio Olímpico de Londres y el recién inaugurado centro comercial Westfield Stratford City, el cual recibirá unos 30 millones de clientes en su primer año.
“La energía surgida de los pasos debería ser suficiente para alimentar a la mitad de las necesidades (del centro comercial) de iluminación exterior”, dijo Laurence Kemball-Cook, un ingeniero de 25 años que desarrolló el prototipo en 2009, durante su último año en la universidad.
Las 'losas verdes' se diseñaron para comprimirse cinco milímetros cuando alguien los pisa, pero PaveGen no explica el mecanismo responsable de convertir en electricidad la energía cinética que absorbe.
Aunque cada paso solo produce suficiente energía como para mantener encendida una lámpara de calle LED por 30 segundos, las losas son una aplicación de crowdsourcing, es decir, se aprovechan las pequeñas contribuciones de un gran número de personas.
“Hace poco regresé de un enorme festival al aire libre donde teníamos más de 250,000 pisadas, lo suficiente como para cargar 10,000 teléfonos móviles”, dijo Kemball-Cook.
El joven inventor tiene la visión de que los sistemas PaveGen se utilicen para el alumbrado público y en la publicidad en las calles, y que se instalen en zonas con un enorme tránsito de personas tales como los centros de las ciudades, las estaciones de metro y los pasillos de escuelas.
“Nuestra principal instalación de prueba está en una escuela de Kent, al sureste de Inglaterra, donde 1,100 niños se han dedicado a pisarlos durante los últimos ocho meses”, dice el inventor.
En su forma actual, el bloque PaveGen contiene un foco LED de baja energía que se ilumina, ilustrando para el usuario la idea de 'transferencia de energía'; sin embargo, sólo consume el 5% de la energía de cada paso.
“Esto es lo que realmente me gusta del diseño”, dijo Richard Miller, director de sustentabilidad de Technology Strategy Board, un grupo de investigación con financiamiento del gobierno del Reino Unido.
“De la misma forma en que es una fuente de electricidad sustentable efectiva y con sentido común, también es una gran manera para que la gente participe en el tema de la sustentabilidad. Para que sienta que es parte de la solución de una manera muy inmediata, divertida y visual que no requiere que haga nada que no esté haciendo ya”, dijo Miller.
A pesar del entusiasmo generalizado por el producto, por el momento, Miller no especula sobre su impacto a largo plazo. “Como todas las cosas de este tipo, en una gran escala y en el largo plazo, su éxito dependerá en su rentabilidad para ser manufacturado”, explicó. “Si resulta que es demasiado caro, entonces tendrá que luchar para encontrar un lugar para no ser sólo un producto con una aplicación de nicho”.
Kemball-Cook se niega a hablar del costo de cada losa, con el argumento de que su precio actual es mucho mayor de lo que será cuando empiece su producción en masa.
La compañía ya ganó una gran cantidad de premios, que incluyen la categoría Big Idea de los premios Ethical Business Awards y el premio Shell LiveWire Grand Ideas Award. PaveGen recibió recientemente un nuevo financiamiento por parte de un grupo de inversores con sede en Londres, pero la suma no se dio a conocer.
Kemball-Cook confía que el bloque sea duradero. Durante el transcurso de un mes se sometió a una prueba con una máquina que duplica los golpes de los pasos, todos los días sin parar, dijo.
“Realmente es muy fácil de instalar con una adaptación en el pavimento existente, ya que se pueden fabricar para que coincidan exactamente con las dimensiones (…) solo tienes que reemplazar un bloque con otro”.
A futuro, a Kemball-Cook le gustaría ver que el sistema de pavimentación verde se introduzca en los países en desarrollo, en zonas con una gran cantidad de transeúntes y una limitada red eléctrica, como los barrios pobres en Mumbai en India.
“La persona promedio realiza 150 millones de pasos durante su vida, tan sólo imagina el potencial”, dice.