La Casa PI será cilíndrica y tendrá un tejado solar giratorio


El Grupo de Energía y Edificación de la UZ ha presentado este viernes la Casa PI, una vivienda unifamiliar autosuficiente de forma cilíndrica y que cuenta con un tejado solar giratorio. El objetivo del proyecto, que se presentará al Concurso Solar Decathlon Madrid 2012, es reducir el consumo y conseguir una mayor eficiencia energética. 

La casa tiene 120 metros cuadrados y dos plantas
Zaragoza.- Forma cilíndrica, un tejado solar giratorio, un ascensor hidráulico, plantas que filtran agua y hormigón portátil son algunas de las características de la Casa PI, una vivienda unifamiliar autosuficiente diseñada por el Grupo de Energía y Edificación (GEE) de la Universidad de Zaragoza. Además, esta vivienda no produce residuos. 
La casa, formada por 120 metros cuadrados repartidos en dos plantas, es capaz de producir toda la energía que necesita para tener electricidad, calefacción, agua caliente e incluso refrigeración. El arquitecto Alejandro Venegas ha explicado que la vivienda cuenta con un tejado giratorio con un concentrador solar que tiene que estar “siempre perpendicular al sol”. 
Este sistema, como ha añadido el director técnico del proyecto, Alejandro del Amo, utiliza paneles híbridos que producen “energía solar térmica y energía solar fotovoltaica”. Según del Amo, la primera se utiliza para el agua caliente y la calefacción y la primera para la electricidad. Además, “en verano se usan máquinas de absorción para conseguir frío a partir de la energía obtenida del sol”, ha señalado del Amo. 
El diseño de la casa es el de un cilindro porque la forma, “es fundamental para reducir el consumo”, ha destacado el director técnico, que ha asegurado que “haciendo la casa cilíndrica en vez de cuadrada se pierde un 11% menos de energía”. Esto es así porque el cilindro encierra la mayor cantidad de volumen con la mínima superficie envolvente. 
Otra de las novedades de la Casa PI es la innovación en los materiales que se usan en su construcción, ya que se utiliza hormigón con fibra de vidrio que, como ha explicado Venegas, “hace que el mismo sea portátil”. “También tenemos materiales de cambio de fase, que son pequeñas perlas que van incorporadas en el hormigón y que capturan el calor, por ello hacen que haya más frescura en verano y que en invierno funcione mejor la masa térmica de la casa”, ha añadido el arquitecto. 
Además, Venegas ha incidido en que la casa se ha diseñado ergonómicamente con el objetivo de que el usuario “se sienta cómodo en la vivienda” y en que la misma “podría llegar a triplicar la producción de energía frente a lo que consume”. 
Desarrollo del proyecto 
En el desarrollo del proyecto participan en torno a medio centenar de alumnos de la Universidad de Zaragoza. Cada uno de ellos trabaja en diferentes áreas para que la casa vaya evolucionando. Como ejemplo, Venegas ha citado que uno de los estudiantes está trabajando en un sistema de fitodepuración, que se basa en el tratamiento de aguas grises mediante plantas que filtrarán el agua para poder reutilizarla. 
La Casa PI, de la que ya existe una maqueta, busca la innovación y la investigación porque, al menos de momento, “no sería más barata que una casa normal”, ha asegurado Venegas. 
Por su parte, del Amo ha recalcado que el futuro de la Casa PI “no sólo es innovar, si no que queremos construir el prototipo en la Universidad para que las empresas la usen como un laboratorio de investigación. Por otra parte, también podríamos llevar el proyecto a algunos pueblos para que las ecoempresas puedan desarrollar nuevos proyectos e ideas”.