Sistemas inteligentes para mejorar la vida del usuario


El proyecto Sinter pretende subsanar deficiencias en las redes eléctricas. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, conocerá mañana los primeros resultados.
El desarrollo de sistemas inteligentes puede resultar clave para mejorar la eficiencia energética y la calidad de vida de los usuarios. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, conocerá mañana, día 16, los primeros resultados de uno de los proyectos más ambiciosos en este ámbito. Se trata del Sinter, una iniciativa europea desarrollada por un consorcio del que forman parte la empresa zaragozana Instrumentación y Componentes (Inycom), el centro tecnológico ADES (Aplicaciones de Energías Sustitutivas), la Fundación y el Centro Nacional del Hidrógeno, el Centro Internacional de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). La inversión presupuestada es de 4, 2 millones de euros.
El proyecto tiene, como principal objetivo, demostrar la utilidad de la integración de energías renovables (eólica, fotovoltaica e hidráulica), el almacenamiento (hidrógeno, supercondensadores, baterías o bombeo hidráulico) para mejorar el funcionamiento de redes débiles, saturadas o aisladas.
Los sistemas estabilizadores de red desarrollados por el Sinter suponen, según sus promotores, "una alternativa con grandes ventajas económicas y medioambientales respecto a las tres soluciones clásicas: creación de nuevas líneas eléctricas,, repotenciación de las existentes o instalación de grupos electrógenos".
En el caso de entornos rurales, los nuevos estabilizadores permiten asegurar la calidad t la seguridad en el suministro a partir de las propias fuentes renovables de la zona, lo que evita las fuertes inversiones que conlleva la instalación de nuevas líneas. Las soluciones propuestas reducen o eliminan las perturbaciones de red que generan desconexiones y oscilaciones de tensión o frecuencia.
Los socios del consorcio subrayan que "es posible obtener la generación local de una energía de calidad, que ayude al desarrollo económico sostenible. Las nuevas soluciones permiten la transformación económica, a través del incremento de las posibilidades de expansión industrial, agrícola y turística, además de mejorar la calidad de vida de los usuarios."
El resultado final es que la una energía más barata y eficiente se convierte en motor económico y se reducen o eliminan los procesos de emigración hacia otras zonas, ya saturadas demográficamente.El consorcio ha demostrado ya la efectividad de sus investigaciones con la instalación de sistemas estabilizadores conectados a la red de Endesa en el parque de Cogullada (Zaragoza) y en un laboratorio móvil del Circe, entre otros ensayos.