Gasolina a partir de CO2 e Hidrógeno

Petróleo a partir del aire y del agua. Es decir, no de una fuente fósil, sino renovable, que sería el dióxido de carbono, el enemigo número uno del Calentam iento Global. El dióxido de carbono es el principal gas que genera el efecto invernadero que está calentando la temperatura global del planeta. Poder reemplazar al petróleo fósil, altamente contaminante, y gran productor de dióxido de carbono, por un combustible que captura dióxido de carbono, sería una panacea, casi lo mismo que hacen las plantas hoy en día. Pero hay que ver en detalle esta idea, para poder evaluarla con ojos sustentator, que si bien siempre hay que darle la bienvenida a nuevas energías y combustibles renovables, hay que ver qué trae aparejado. No vaya a ser como la energía hidroeléctrica, que no contamina, y es renovable, pero aniquila ecosistemas enteros con sus descomunales represas y embalses.

El sistema en cuestión es producto de la empresa Air Fuel Synthesis, inglesa, que tienen una pequeña planta piloto funcionando en Stockton-on-Tees, y ha logrado producir cinco litros de petróleo sintético, gasolina, a partir de dióxido de carbono y del hidrógeno del agua. Este combustible que han producido pude ser utilizado en cualquier coche que funciona a combustión interna, es decir todo auto que hoy en día necesita gasolina.

La base del sistema es que requiere electricidad, y mucha, para producir este petróleo sintético. La idea no es sólo capturar dióxido de carbono de la atmósfera, sino también de las industrias que lo generan. La empresa también apunta a que el día de mañana, la energía necesaria para su producción provenga de fuentes renovables como la energía eólica o la de las mareas. Su plan es que de aquí a dos años, podrán tener una planta productora a gran escala, para poder producir y comercializar una tonelada de petróleo sintético al día. Desde la empresa se ha dicho que todavía falta mucho trabajo para mejorar la eficiencia y para reducir costos.

Por ahora la empresa se ha enfocado en probar que la idea era posible, no se han preocupado por la eficiencia energética de su producción. No es que a toda nueva fuente de energía se la reciba son sospechas, cuando se deja actuar libremente a las viejas y contaminantes, sino que hay que estar atentos a que no sea un nuevo petróleo, es decir que se cambie una fuente por otra, para seguir contaminando de la misma forma.

De hacerse realidad todo lo dicho por esta empresa inglesa, sería una muy buena forma de almacenar la electricidad producida por las energías renovables, que suelen ser inconstantes, y muchas veces tienen sus picos de producción durante los momentos en que no hay mucha demanda. Así, podría aprovecharse para producir este combustible renovable, evitando la producción del petróleo fósil, que es altamente contaminante.

La contra es que sigue siendo un hidrocarburo, por más que provenga de una fuente no contaminante y renovable, por lo que habría que ver si el dióxido de carbono capturado en la producción no termina siendo liberado igualmente en la combustión para movilizar los motores. Es una tecnología que promete, pero habrá que esperar si es tan idílica como parece.