Un país de coches viejos 


El 21% de los turismos en España tiene más de 15 años. Y más de 20, el 11,59%. El parque actual consume más litros de carburante y emite mayor cantidad de CO2 que el de la UE

Apesar de los diferentes planes aprobados por el Gobierno para la renovación del parque automovilístico que circula por las carreteras, lo cierto es que en España los vehículos son cada vez más viejos. Según el último balance provisional de la Dirección General de Tráfico (DGT), en 2010 había 22.198.441 turismos. En concreto, el 21,15 por ciento de los coches en activo tenía más de 15 años, de los que el 11,59 por ciento tiene más de 20 años. 

La edad media del parque en activo en España está en 10,7 años, según los datos facilitados por la DGT. En cambio, la del parque en uso de la Unión Europea es de 8,2 años, según los últimos datos que tiene la Asociación Europea de Automóviles Manufacturados (ACEA). 
Y eso, a pesar de que el Gobierno, aprobó como medida el Plan Vive, aunque luego hubo dos, dentro del Plan de Ahorro y Eficiencia Energética de 2008 y 2011. El objetivo era renovar casi 240.000 vehículos con más de 15 años, pero como ya publicó LA RAZÓN, a esta iniciativa sólo se acogieron 60.000 vehículos. 

Menos carburante
Después, se llevó a cabo el Plan 2000E, que logró sacar de la circulación a 380.000 coches. Ahora bien, no de más de 15 años, sino de más de 10, que consumen menos y emiten menos gases a la atmósfera.
De hecho, las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) en de los vehículos matriculados en el año 1995 fueron de 186 gramos por kilómetro recorrido. Una cantidad que se logró reducir un 10,2 por ciento en 2002 y un 12,7 por ciento en 2004. Es decir un ahorro significativo de las emisiones que también se traduce en menos barriles de petróleo consumidos. Así, mientras los vehículos de gasolina puestos en el mercado en el año 2000 consumían de media 7,57 litros por cada 100 kilómetros y los diésel 6,18, en el año 2004 estos consumos bajaron a 7,33 y 6,04, respectivamente. En emisiones pasaron de 177,9 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido con un vehículo de gasolina en 2000, los diésel emitían 177,9. En cambio en el año 2004, estas emisiones bajaron a 172,3 y 157, respectivamente. 

Más bici y metro
Es decir, la renovación del parque es una baza importante para reducir el consumo de petróleo, aunque también lo es, si no más, promover y fomentar el uso del transporte público, así como el empleo de la bicicleta. Y es que en España, la media de los trayectos no supera si quiera los cinco kilómetros, y, sin embargo, más de un 65 por ciento de los trabajadores va en coche o en moto al lugar de trabajo