La presidencia defiende la viabilidad del coche eléctrico ante la Eurocámara


La Presidencia española de turno de la Unión Europea (UE) defendió el jueves en el Parlamento Europeo la viabilidad del coche eléctrico y aseguró que "es la mejor respuesta a los retos energéticos, ambientales e industriales a los que se enfrenta Europa".
La diferencia con otras opciones es que en el caso del vehículo eléctrico "la tecnología ya está disponible, requiere mejoras pero es factible y viable", afirmó la secretaria general de Industria del Gobierno español, Teresa Santero, en una audiencia en la Eurocámara.
"El vehículo eléctrico por su capacidad de almacenamiento permite solucionar el problema de irregularidad que presentan otras tecnologías", agregó Santero.
En cuanto a su nivel de eficiencia, España sostiene que "el coche eléctrico puede llegar al 60% cuando se alimenta de energías renovables y al 30% si es un ciclo combinado, por encima del 20% de los motores tradicionales".
"Además es la única tecnología disponible que no genera ningún tipo de emisiones", un factor que contribuye decididamente a reducir la contaminación en los núcleos urbanos, donde se concentra más del 70% de la población europea.
Otra de las ventajas de estos vehículos es que refuerzan la independencia en materia de seguridad energética en Europa.
"Casi el 100% del transporte terrestre europeo usa como combustible el petróleo", por lo que "una crisis del suministro de petróleo detendría por completo el transporte por carretera", subrayó Santero.
Desde el punto de vista de los retos medioambientales que se ha fijado Europa, fomentar esta tecnología resulta esencial para conseguir que un 20% de la energía que consume la UE proceda de fuentes renovables en 2020.
En opinión de Santero, "si Europa no asume un papel de liderazgo en este terreno y coordina las estrategias de sus estados miembros otros países liderarán y dominarán el futuro del mercado europeo como Japón, China o Corea".
La Presidencia española no pierde de vista los retos que todavía tiene que superar esta tecnología, pero afirma que se están dando pasos para resolver los problemas existentes.
En concreto, espera que la Comisión Europea presente un plan de acción en el Consejo de ministros europeos de Industria del próximo 25 de mayo con vistas a potenciar el desarrollo de infraestructuras, en particular, la recarga de baterías y la mejora del rendimiento.
El Ejecutivo comunitario deberá plantear asimismo una normativa europea homogénea en relación a estos vehículos sobre todo en materia de seguridad y de elementos de recarga.
España reconoce que la introducción del vehículo eléctrico necesitará "apoyo inicial de los Gobiernos, tanto para afrontar la compra como para facilitar el desarrollo tecnológico y la industrialización", pero recalca que estas ayudas deberán respetar las reglas de mercado.
"Esperamos financiar (en España) la compra de 20.000 vehículos en 2011 y la de 50.000 al año siguiente", recordó Santero y afirmó que también hay previstos "fondos para apoyar el desarrollo de las tecnologías y programas para incentivar a los industriales".
"Renault va empezar a producir en Valladolid y esperamos que los demás también traigan un modelo eléctrico a España", apuntó.
Estas medidas forman parte del plan que presentó el Gobierno español el pasado 6 de abril para impulsar la implantación del vehículo eléctrico en España y lograr 250.000 matriculaciones para 2014.
La aceptación de los coches eléctricos por parte de los consumidores es otro de los escollos a superar.
"La aceptación será mayor cuanto más similares sean las prestaciones entre un vehículo eléctrico y uno convencional y el diferencial de precios jugará también un papel importante", estimó Santero, quien aseguró que existe la convicción de que este proceso "será muy rápido".
En relación al elevado coste de esta nueva tecnología, reconoció que de momento no se sabe si se debe a la falta de industrias de escala o si simplemente se trata de una tecnología más cara, pero confió en que los precios desciendan cuando se empiecen a fabricar más coches de este tipo.