¿Adiós a los enchufes? Carga inalámbrica para autos eléctricos

Los coches eléctricos están redefiniendo el concepto de ‘llenar el depósito’ ‘llenar el tanque’ desde el punto de vista de que en lugar de un tubo con gasolina lo que enchufas al coche es un cable por el que circulan electrones.

La cuestión es que esa idea de tener que enchufar algo a tu coche seguramente quedará como una curiosidad propia del siglo pasado gracias a sistemas como el de la empresa britanica HaloIPT, un sistema inalámbrico que se basa en una pequeña plataforma en el suelo. Tan solo tienes que colocar el coche encima y esperar unos minutos a que la batería del vehículo se cargue

El proceso consiste en utilizar inducción eletromagnética para transferir energía entre una placa en el suelo y otra colocada en el chasis del coche. El sistema podría instalarse en el estacionamiento de un supermercado, el suelo de un garaje privado o el piso de una estación de recarga.

Cuando un conductor estaciona su vehículo, las dos placas se alinean y la carga comienza al activar un interruptor.
El fenómeno de la inducción electromagnética fue descubierto por el físico británico Michael Faraday en 1831.
Vio que al acercar dos bobinas, y aplicar electricidad a una de ellas, se producía un campo magnético que inducía la corriente hacia la otra. En el caso de los coches, las bobinas están emparedadas entre dos placas.