Volvo participa en un proyecto de desarrollo de un sistema de carga de coches eléctricos por inducción

El fabricante sueco de automóviles Volvo Car Corporation participa, junto con especialistas belgas, en el desarrollo de sistemas y métodos de recarga de automóviles eléctricos por inducción, por lo que no es necesaria la utilización de cables, informó la compañía en un comunicado.

La corporación señaló que a través de la recarga inductiva de las baterías de este tipo de vehículos se logra transferir la energía sin tener que usar cables, gracias a una placa de metal situada en la superficie del suelo.

El responsable del proyecto de la división de Vehículos Especiales de Volvo, Johan Konnberg, explicó que el objetivo de esta iniciativa es facilitar la utilización de los automóviles eléctricos y, para ello, Volvo cederá una unidad del C30 eléctrico que será adaptada para poder ser recargada a través de inducción.

La firma automovilística escandinava explicó que en la actualidad son varios los fabricantes de vehículos que trabajan en el desarrollo de este tipo de recarga sin cables, aunque apuntó que todavía ninguno puede ofrecer al mercado un producto terminado.

"Todavía no existe ningún estándar común para la recarga inductiva. Un aspecto de este proyecto es integrar esta tecnología en la superficie del suelo y tomar energía directamente de ahí para recargar el coche", añadió.