Nissan crea un sistema de recarga de coches eléctricos con paneles solares 


La sede del fabricante japonés de automóviles Nissan ha cubierto sus enormes tejados con paneles fotovoltáicos para experimentar con un nuevo sistema de carga de baterías de iones de litio a través de la energía solar. Estas baterías van destinadas a los automóviles Leaf, el primer coche eléctrico de la marca, que así aspira a ser aún más ecológico.

Desde que el coche salió a la venta el pasado año, funciona con electricidad, y aunque su contaminación es nula, resulta innegable que ésta procede de fuentes contaminantes, como el petróleo o el gas. Esto es, precisamente, lo que se quiere cambiar con esta iniciativa. Así, quizás un tanto influidos por la reciente catástrofe nuclear nipona, en Nissan ahora están trabajando para recargar el Leaf con energía solar. Ello permitirá lograr unas emisiones cero de dióxido de carbono (CO2) no sólo al circular, sino también al ser cargado.


El sistema ha sido desarrollado por Nissan y 4R Energy Corporation, y consiste en un dispositivo de recarga para vehículos eléctricos que combina un sistema de generación de energía solar con unas baterías de litio de alta capacidad. En resumen, el proceso es tan sencillo como generar la electricidad a través de los paneles solares instalados en las techumbres de la empresa y, a continuación, almacenarlas en las mencionadas baterías.


Las pruebas de este sistema de carga ya han comenzado en la sede central de la compañía en Yokohama. Por ahora se han instalado siete puntos de recarga, con una capacidad de generación de electricidad total (generada y almacenada) que podría recargar aproximadamente 1.800 unidades del Nissan Leaf al año.

Se da otra circuntancia importante, y es que los Leaf tienen una vida menor que sus baterías, por lo que este sistema de recarga también podría seguir funcionando después de la vida útil del coche, por ejemplo para reutilizar las baterías en las casas. Según la compañía, las baterías usadas todavía tienen la capacidad de almacenar hasta 80 por ciento de la electricidad, por lo que sirven como una solución de almacenamiento de energía (una batería de gran capacidad puede almacenar el equivalente de dos días de uso eléctrico de una vivienda). Ambas empresas están trabajando en ello, y esperan obtener resultados en un plazo de cinco años.