Productos sostenibles y sin obsolescencia programada

15/11/2015
(Fundación Energía e Innovación Sostenible sin obsolescencia programada) tiene como objetivo concienciar a la sociedad en general sobre la necesidad de crear un nuevo modelo industrial, productivo y económico donde los productos se fabriquen de forma sostenible y sin obsolescencia programada. 

La fundación surge con el fin de hacer ver cómo la fabricación de productos con fecha de caducidad afecta negativamente al medio ambiente y a las personas, incrementando el empobrecimiento de la mayoría.

Según estudios publicados, el porcentaje de electrodomésticos que se deben reemplazar en sus cinco primeros años de vida por problemas técnicos se ha duplicado entre 2004 y 2012. 
Y esto ocurre también con otro tipo de aparatos electrónicos, como es el caso de los ordenadores portátiles. 

Hace un año, países como Francia aprobaron, dentro de la llamada Ley de Transición Energética, multas de hasta 300.000 euros y penas de cárcel de hasta dos años para los fabricantes que programen el fin de la vida útil de sus productos. 

La norma está pendiente de ser ratificada. En este contexto, y con la voluntad de servir de concienciación social surge la Fundación Feniss (Fundación Energía e innovación Sostenible sin obsolescencia programada). 

La Fundación tiene como objetivo difundir qué es la obsolescencia programada y cómo afecta al conjunto de la sociedad en su día a día y en el entorno. 

La obsolescencia programada afecta al planeta debido al agotamiento de las materias primas, al fabricar con una corta fecha de caducidad. 

Esto contribuye a aumentar las emisiones de CO2 que se emiten a la atmósfera. Y, por otro lado, afecta al modelo económico del crecimiento permanente y sin control, endeudando y arruinando a familias, empresas y hasta países por completo.

La idea es crear en conjunto con los ciudadanos un nuevo modelo industrial, económico y social basado en la sostenibilidad, en el respeto por el medio ambiente y por las personas, basado en la economía de bien común. 

Entre otras acciones, se llevará a cabo la creación del sello “ISSOP” (innovación sostenible sin obsolescencia programada). 

Este sello lo podrán incorporar las empresas que cumplan claramente con las condiciones de empresa sostenible en cuanto a productos y relación con sus trabajadores. 

Entre los requisitos a cumplir además de los certificados obligatorios, se encontrarán: 
• Que los productos sean fabricados con la máxima durabilidad que permita la tecnología( Sin Obsolescencia Programada)
• Que los productos sean reparables, y que el coste de la reparación no sea superior al coste de comprar uno nuevo.
• Que los productos puedan ser actualizables, pudiéndose incluir las últimas tecnologías sin necesidad de comprar uno nuevo cada poco tiempo.
• Que los productos no incluyan ningún tipo de FIRMWARE ni SOFTWARE oculto que pueda permitir al fabricante actuar sobre el de forma remota o directamente.
• Que la garantía del producto sea superior a los dos años obligatorios por ley, y que esta sea una garantía real sin letra pequeña.
• Que la filosofía de la empresa esté basada en: la sostenibilidad, el respeto por el medio ambiente, sus trabajadores y clientes, la solidaridad, el reparto de la riqueza y el reciclaje.

Del mismo modo, otra de las acciones será la creación de centros de reparaciones de productos. Serán los denominados “Espacio sostenible, no tires, aprende y repara”. En este sentido, ya se ha creado el primero, situado en el céntrico barrio del Raval de Barcelona. 

Por otro lado, se desarrollará una app mediante la cual el consumidor podrá escanear el código de barras de los productos y conocer la huella de carbono completa, lugar de fabricación, vida útil, coste de reparación aproximado en caso de avería, etc. 

Del mismo modo, está prevista la celebración de un concurso anual donde podrán participar inventores y empresas para presentar sus productos o proyectos que sean útiles para los ciudadanos. 

El objetivo será ayudar a financiar, fabricar de forma sostenible y distribuir esos productos por todo el mundo. La primera edición del concurso comienza el próximo día 15 de Noviembre.

La fundación se pone en marcha gracias a donaciones de particulares y empresas que apoyan un cambio de modelo económico y social basado en sostenibilidad para todos.