'Cada casa debe ser un almacén de energías limpias', dice el economista Rifkin'

El economista estadounidense Jeremy Rifkinha ha dicho que los países deben subirse a la tercera revolución industrial y ha mostrado la necesidad de convertir cada casa en un almacén de energías limpias.

El economista estadounidense Jeremy Rifkinha ha dicho que los países deben subirse a la tercera revolución industrial y ha mostrado la necesidad de convertir cada casa en un almacén de energías limpias.
Este experto, que interviene en Madrid en la jornada "La energía del futuro y el trabajo", ha advertido en rueda de prensa que el actual sistema económico, la situación en Oriente Medio y las constantes subidas del petróleo "pueden provocar una catástrofe mundial de un día para otro".
Rifkin, que asesora en energías renovables a numerosos gobiernos del mundo, ha mostrado su desolación al ver cómo se desaprovecha la energía solar. "He subido al tejado del -edificio- del Consejo Económico y Social (CES) -en pleno centro de Madrid, España- y no he visto ni una sola placa solar", ha afirmado llevándose las manos a la cabeza.
Jeremy Rifkin, creador de la Foundation of Economic Trends y profesor de la Escuela Wharton de Finanzas, ha recordado que el precio del barril de petróleo por encima de los 147 dólares, producirá "un terremoto, un colapso a nivel mundial".
Por ello, ha destacado la urgencia de desarrollar las energías renovables como la solar, la eólica, las olas, las mareas o el hidrógeno, y en este sentido ha puesto como ejemplo los trabajos realizados ya en comunidades autónomas como Navarra y Aragón (España).
Su filosofía se basa en cinco pilares que son: llegar al 20% de renovables en 2020, edificios autoabastecidos con energías limpias, conseguir una fórmula para almacenarla en los edificios, utilizar un sistema de redes de comunicación para redistribuirla y usar vehículos eléctricos y de hidrogeno.
"Se trata de producir energía limpia en cada metro cuadrado y en este proyecto todas las personas estamos incluidas. Es la democratización energética y la redistribución del capitalismo".
Nos debemos preguntar qué podemos hacer en nuestro hogar, edificio, comunidad, ciudad, región o país: crear un verdadero movimiento sin esperar a un líder político". No es fácil y el gran reto es el cambio de mentalidad".
Solo de esta forma se podrán crear las infraestructuras necesarias para un nuevo sistema económico, que genere oportunidades de negocio y trabajo en esa tercera revolución industrial.
Sobre las medidas adoptadas por el Gobierno español para ahorrar energía, Ridfkin ha reconocido que rebajar la velocidad en el coche es "molesto", pero ha advertido que "es hora de crecer, de madurar" y es evidente que se ahorra energía.